5 Comentarios / Añadir Comentario

CUIDADORA:

Nombre: Gloria

Edad: 49 años

Relación con la persona dependiente: hija

Tiempo cuidador: 6 meses

Gloria es una mujer de 49 años. Cuida a su madre con Alzheimer en grado moderado diagnosticada en Enero de 2013 como consecuencia de un Ictus. Comparte esta labor con sus 3 hermanos.

CVE: ¿Ha cambiado tu vida y tú día a día en algún aspecto? ¿En cuál o cuáles?

Gloria: Mi vida ha dado un giro de 180 grados. Debo dedicarle 24 horas y una atención exclusiva, no la puedo dejar sola. Eso repercute en el día a día y en las rutinas que tenía antes de ser cuidadora.

CVE: ¿Viéndolo desde primera persona de qué cosas te has dado cuenta?

Gloria: Veo el día a día de otra manera, valoro más la tranquilidad. Además la echo mucho de menos, las conversaciones que teníamos ya no son posibles. Siento que la he perdido.

CVE: ¿Qué ha hecho que no pierdas la sonrisa?

Gloria: El que me dé las gracias por quererla y cuidarla. También me ayuda mucho ponerle humor a toda esta situación, aunque a veces es complicado.

CVE: ¿Se te han brindado recursos sociales y asistenciales para afrontar este cuidado?

Gloria: Nos han hecho una entrevista en Bienestar Social pero los trámites van muy lentos. Creemos que no recibiremos noticias hasta dentro de unos 6 meses. Nosotros somos cuatro hermanos y queremos que esté con nosotros hasta el final y bien atendida en casa. Nos gustaría tener los recursos suficientes para tenerla bien atendida desde casa, pero con lo que conlleva esta enfermedad es posible que al menos tengamos que buscar un centro de día.

CVE: ¿Cuál es el lado positivo de esta situación que estás viviendo?

Gloria: Ya tenía una buena relación con mis hermanos, pero esta situación ha hecho que nos unamos más. No ha aparecido el egoísmo, y eso es algo que nos ayuda.

CVE: Un consejo que darías a futuros cuidadores de pacientes con esta enfermedad

Gloria: Tener mucha paciencia y mucho amor. Eso es fundamental. El orden de los factores no altera el producto. Saber lo que se hace, pero el cariño por delante. Y además, como he dicho antes utilizar las risas y el sentido del humor.

CVE: Un olor

Gloria responde casi sin pensar diciendo “la rosa” y añade: “no sé por qué, pero es el primero que me ha venido a la cabeza, será por algo, así que con ese me quedo”

CVE: Un deseo

Gloria: Que mi madre no hubiera tenido nunca esta enfermedad, perder la cabeza era lo que más odiaba. Pero si tengo que pedir un deseo real, hoy por hoy, pido que podamos ocuparnos  siempre de ella desde casa, hasta el final. Eso es lo que queremos y para nosotros sería horrible tener que llevarla a una residencia porque no pudiéramos hacernos cargo.

Clara Díaz, Centro Virtual sobre el Envejecimiento